Exámen Oftalmológico

Nos especializamos en niños, personas con capacidades especiales como síndrome de Down, asperger, autismo, disminución o perdida auditiva, con baja visión, desviaciones oculares e insuficiencia de convergencia. En general en todas Aquellas personas que son pacientes que tienen poca o ninguna colaboración para facilitar el examen de visión.

Nuestra atención de pacientes convencionales que si cooperan para llevar a cabo con el examen visual también se incluyen dentro de nuestra cartera de especialidades Oftalmológicas.

Se hacen exámenes de exploración para detección precoz o por sospecha de alguna enfermedad, para que esto sea derivado al especialista o al centro de salud mas adecuado cuando la situación así lo amerite.

Dentro de los exámenes que realizamos se encuentran los siguientes:

Examen Optométrico, que es para medir el problema refractivo del paciente, técnicamente conocido como ametropía ( miopía, hipermetropía, astigmatismo), para que luego nuestro profesional de la salud visual recomiende el mejor dispositivo corrector visual posible ya sea lentes ópticos o lentes de contacto.

Examen de Tonometría, para determinar si existe una presión intraocular que no este dentro de los rangos normales para evitar y controlar probables daños a una estructura vital y sensible como la retina, además de advertir al paciente que se puede estar en presencia de algún problema que requiere tratamiento inmediato como la hipertensión ocular o algún tipo de glaucoma. En cualquiera de los casos mencionados es derivado al paciente al lugar y especialista indicado.

Examen de fondo de ojo, otro examen fundamental y que debería ser rutinario y preventivo es este examen que nos podría advertir de futuros daños o evidenciar porque se está manifestando una disminución de la agudeza visual importante. En cualquiera de los estados que llegue el paciente es informado y recomendado asistir lo antes posible al lugar que sea el mas indicado para su situación.

Examen de desviación o estrabismo, Un examen de rutina importante que se le realiza al paciente es el que se realiza con test bastante simples que nos ayudan a determinar y cuantificar si existe algún tipo de desviación manifiesta o intermitente y al mismo tiempo si se presenta algún tipo de insuficiencia de convergencia. Ya que estas situaciones traen consigo signos estéticos y síntomas desagradables como: dolores de cabeza, irritación, disminución de rendimiento visual y académico. Molestias que en muchos casos se resuelven de manera practica y con relativa facilidad mediante entrenamientos visuales adecuados guiados por el profesional y reforzados por el paciente en su casa,  con esto conseguimos corregir y rehabilitar debilidades musculares de los músculos extraoculares que son responsables de los movimientos oculares. En muchas ocasiones se consiguen resultados sorprendentes y en otros se mejora bastante la condición.

Es muy aconsejable comenzar con la detección precoz y oportuna de cualquier dificultad que presente nuestro sistema visual a una temprana edad, los padres y el sistema educativo son responsables de estar atentos y derivar al niño a su primer examen oftalmológico de rutina a una edad que no supere los 4 o 5 años, por supuesto si es evidente que hay una anormalidad visual antes de esta edad también tomar las medidas pertinentes.

Estas acciones son muy importantes para evitar secuelas futuras evitables y que con el paso del tiempo se van volviendo irreversibles.

La no acción inmediata deriva a un problema más común de lo que quisiéramos y este se refiere a que cuando no se produce una corrección de manera oportuna esto tiende a derivar a un problema visual conocido como ambliopía que se ve intensificado al haber una diferencia importante entre un ojo y otro. Dicha problemática trae consigo una pérdida visual importante que merma la capacidad normal y que se dificulta volver a recuperar los niveles normales o aceptables. Tenemos algunos testimonios de recuperación de parte o casi la totalidad en porcentaje de agudeza visual que ya se daba por perdida, esto sucede en algunos pacientes y siempre es válido intentar corregir y estimular al sistema visual para que este comience a responder y dar las primeras señales de que esta recibiendo luz y esta comenzando a procesar y activar canales visuales que se creían perdidos. Un dispositivo correctivo que funciona con bastante éxito en este caso es el lente de contacto.